Saliendo de mi casa me encuentro con la misma sorpresa de estar solo
la noche llega tan pronta como las olas a la orilla
y me cuesta creer que mi cuerpo aún respira
y es que quizá mi alma sigue dormida

Pasó el tiempo pensando
pasó el tiempo vagando
pasó el tiempo sufriendo
pasó el tiempo rezando

Tantos años perdidos postrado en la cama
veo a la gente pasar pero nadie me llama
por eso he decidido salir, salir de la casa
para encontrarme a mí mismo y descubrir ¿quién me ama?

0