(Por Charlientius)

Yo tengo muchos
nombres,
y salvo el río,
el viento,
el fuego
o la montaña,
sólo una mujer
conoce cada uno.