PARÁSITO PLATÓNICO – Julieta Iallorenzi

Dispersé la neblina incertidumbre
Para encontrarte.
Toqué la fibra ponzoña de
Mis artilugios.
Me sumergí en la Hipnosis
Recalcando detalles;
De tu existencia, con doble faceta.
De tu paradero, anónimo sujeto.
De tu relato engañoso de Clorhidrato.
De tu corazón, eterno obsoleto.
Mi onírico te invocó cada noche,
Y logré llenarte de mis excentricidades.
Logré atraerte con mi magnetismo.
Logré llegar a tu almohada
A tu más íntimo respiro, tu gemido.
Logré no ser parte de tu olvido.
***
Animadversión me rapta:
Desde la tarde aquella
Donde dejé mi alma y mi sal
Derramada en una plaza
Entregada y sin estrella.
Donde en un banco ofrendé:
Orgullo e inocencia,
Y trozos irrecuperables de esencia.
***
Donde anidaste,
Escarbando tan profundo,
Regando semillas a gusto,
Semillas atemporales.
En mí habitas, no importan los males
Ni obstáculos efímeros que nos detengan
Ni Ríos de Janeiro que nos distancien.
Ya hice eternos nuestros instantes.
Porque soy Ninfa de tus lagunas mentales.
De tu Oasis fantasía interminable.
Porque me implanto justo donde
La mente ignora y el alma añora
Por eso soy tu elegida a deshora,
Por eso me invocas ahora.
Por eso viajas y dispersas los océanos del tiempo,
Para encontrarme.


JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas