dijeron que el mal que padecìa,
por ciempre me acompañaría,
pues no se puede curar
mi intimidante filosofía.
es por eso que hoy
dedicaré mi tiempo libre
a escribierte poesía.

contemplaré el pasado
con un poco de melancolía
diseñaré planes perfectos,
para ocultar todos tus defectos
con mis versos salvaré tu alma,
de esto que tanto temo
y dice llamarse Karma.

cuando sienta de pronto
la nostalgia huyendo por mis huesos
dedicaré mi tiempo libre
a mirarte sin desprecios
a escribirte miles de versos.

cantaré con fuerza la melodía
que guardo en mi cabeza
sin absoluta verguenza
pues me acompañará
el sonido del viento
con su instrumental
lleno de delicadeza.

mis ojos te sirvieron
para espejos
te obervavas tiernamente
como mirando el horizonte
ya muy lejos.