Palabras envenenadas

Disparadas las palabras,
van volando con sus alas,
llenas de significados.
No son ellas las que dañan,
sino quien las ha lanzado.
Dejando en nuestras manos
si dentro nos las guardamos,
o al viento se las dejamos,
que las aleje soplando.
No hemos de preocuparnos
ni por supuesto derrumbarnos.
Las personas que califican
a ellas mismas perjudican.
Otras siguen esperando
que sigamos colaborando.
Así es como mejoramos,
poco a poco, paso a paso,
aportando cada uno su grano,
nadie se queda atrasado.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas