Palabra Sagrada

El hombre incrédulo es
Por naturaleza un ingrato
Insípido, cruel e insensato
No escucha , no cree, ni ve

Fue vendido como esclavo
Para Egipto, fue José
Vendido por sus hermanos
Que triste, que duro es

Voy delante, voy detrás
A pasos agigantados
Por senderos desolados
A donde quiera Jehová

0

Related Articles

Responses