OLEADA SALVAJE – Julieta Iallorenzi

Aluciná que estamos perdidos en alguna costa,
y mientras el agua se subleva sobre nuestras caderas, nos sumergimos hedonistas en lo desconocido,
por repudio al gusto redundante de lo ya explorado.
Nos distanciaremos,
pero nuestro pulso late la misma marea.
Nos desencontraremos,
para después revelarnos secretos privados de mundo, para delegarnos un destello, para construir aquello íntimo y utópico.
Nos arrastrara el influjo salado,
entre regresiones y presentimientos.
La arena era la sabana esperada.
El sol nos sonríe en su tercera vuelta, eclipsado.
Se sonroja, contemplando al fruto;
Si asi fuera eterno encarnado,
Si fueramos dubitativas preguntas,
Si la niebla ponzoña no diera certezas de alguna;
Quiero tu curiosidad como guía,
Quiero tu hambruna de carne y estrella,
Quiero tu visceral compañía,
Te quiero mía oleada salvaje,
Me vuelvo tuya en este montaje…


JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas