A Liliana. En Palma, a 21-2-2020.

No me importa ser como los demás.
Es casi un deber delante de tus ojos.
Es normal decirte, por ejemplo,
que apetece perderse en ellos,
nadar en ese mar,
contemplarlos de cerca,
pedirte perdón por no estar escuchándote;
por estar absorto,
solo mirándolos como si ellos no pudieran también
ver que los miras.
No me importa ser como los demás.
Es casi un deber decirte,
aunque sé que lo sabes,
que tienes los ojos más hermosos del mundo.

Manuel A. Báez.

0