A ti Vepar, voluptuosidad de lujuriosas olas es tu candor y la melancolía te provoca en ardor;
Lo escamado de tu hermosa cola provoca a tu amado en vaivén a lo amatorio;
Mantén tu canto erótico al placer de catarsis abrazando pasión y al éxtasis sonoro para caer otros a tu seducción;
Reyna de las aguas que en un beso parece viperina tu lengua y da sabor a sexo que sin tregua entregas;
En sinuoso nado, buscando en profundo mar a quien te hallará tu portentosa belleza lo maravillará;
Con calma se dejase dar tu abrazo y sin más se entregase a gozo en tu dominio azul;
Bajo las estrellas iluminando al manto oceánico, vas capturando esencia de las perlas de tu placer a tu presa de turno;
Consigues lo que te mereces, a derroche con creces de exquisita lascivia sostienes al amante en vilo;
Exuberante Ninfa de aguas marinas, fraguante de deseo prohibido por ti en cada sentido;