Obsecantes:
Obsesivos de cualidades resecantes.
Desérticos por dentro
Estériles y frágiles,
Implorando gotas
De húmedas tormentas
Oclayos de huracanes
De rayos interiores temerarios,
Y quebrándose al recibirlos.
Sus nados son naufragios
Pluvial los inunda y no los moja
Los moja y no los besa,
La máxima de un obsecante
Es su árida tristeza.
Suplicando garúa de grandeza
No amengua lo yermo e infecundo
De sus tundras obsesas.
Herniándose en su aspereza
Estultos y altivos al descubrirlo,
Milenios de rugir sin gemir
Los obsecantes se embeben
De ese mísero elixir desolado.
Ni al tener alguien a su lado
Dejan de estar solos
Solo funden soledades, en sumas vacuidades
Sátira de acendrados sentires.
De su propia vida, luctuosos visitantes.
Y deambulan espectrales
Rogando néctar chorreante del ajeno
Cayendo delicadamente en el sacro
De sus cualidades resecantes,
Un desierto sempiterno.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS