Me quedo con el contento
De saber con total convicción
Que todo lo malo que me ocurrió
Fue por hacerle caso a otros,
Haciéndome caso omiso a mí.
Otros en cambio
Por hacerse caso a si mismos
Erran fiero, caen mil metros
Por debajo del subsuelo,
Porque son un caso perdido.
Para encontrar culpables
Los victimarios de si mismos
Tan solo deben mirarse al espejo,
Ese será su objeto de tortura
El mio es una legra,
Mas siempre me alegra verme,
Y en mi frente la mismísima parca
Se halle inerme.
Dista mucho la mirada,
De un obligado a un cegado,
Pues mis ojos prisioneros
De voluntad cercenados
Devotos jamás se tornaron.
Si están lastimados,
Soy pervinox para las heridas
Mi ardor cura, si no caen en la ceguera,
Esa ilusa locura,
Siempre será su objeto de tortura.
Aunque le hagan caso al espejo
De distópicos e insidiosos reflejos
De cordura desatada yace su atadura.
Por siempre será su objeto de tortura
El caso perdido de arrebatarme la dulzura.
Quedasen con el descontento
Los victimarios de si mismos
Mil metros bajo el subsuelo
Encontrasen los culpables
En los espejos convergentes
El caso perdido de los carentes.
Querer trocar el reflejo
Fabulero que les dura
Hasta que se descose la sutura
En las máscaras de ternura
Mostrando la sangrienta embestidura.
Ser ellos mismos siempre será
Su objeto de tortura
Porque son un caso perdido.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0