Un día acaecerán las estrellas del cielo,
La luna opacara su brillo y las flores no perfumaran tu jardín,
Las personas ya no serán gentes, ni los continentes naciones,
La televisión no podrá transmitir lo sucedido, ni las redes que como una mosca atrapada por una mísera araña, atiborraran de memes tu feed.
El afanado conductor ya no tendrá a quien maldecir, porque no habrá otros, ni quien recuerde lo que fuimos, porque ya no seremos.
Y en ese no ser, la oportunidad de estar nacerá como protoestrella
¡Vida de todas mis vidas! El amor será resiliencia cósmica, estallido en risa y nebulosa, engendraremos un universo del choque de nuestros cuerpos, de nuestros besos,
Entonces serás mi luna y yo tu sol,
Seré tronco y tú la savia
Serás amada en mi poema y con mis letras acariciada,
Y en ese universo, podre amarte,
Y en ese universo era yo a quien elegías.