El aullido silencioso desde el corazón me sale, al pensar…. ¿de qué me vale la nostalgia y lo perdido?
Donde encontrar el sonido, de noticias por ti oyera, ya se ha vuelto una quimera, si una luz de ti viniera.
El tiempo y su estación, implacable ya nos pasa, mientras la rabia traspasa el poder de redimirme, si fuera por yo rendirme eso problema no fuera.
Ahora el hecho ya debiera permitir noticias tuyas…. ¡Cuánto Ansío en la negrura de esperanzas apareciera!, mi vida ahora un vuelco diera y feliz yo me sintiera.

Revisando lo que fue, difícil aceptar me hace, el dolor quiere infringir heridas que se laceran, orgullos en madrigueras, tristezas de no venir, una noticia de allí donde encontrarte yo pueda.
Qué pena que hay tanta tierra cubriendo lo que no es, y yo estoy aquí otra vez defendiendo mi inocencia.