Nocturno en un hospital

Pasillos,
No veo más que pasillos.
Olores,
No percibo más que olores.
Lamentos,
Callados y sostenidos
Están los lamentos.
Calor,
Porqué hará en los hospitales
Tanto calor?
Nocturno,
No sólo los médicos
Y las enfermeras hacen nocturno.
Hacer noche en un hospital
Es tener el alma encarcelada,
Se agita sudorosamente en el tiempo
Y sudorosamente siguen callados
Los sostenidos lamentos.
Puertas,
Eternos y enemigos abrir y cerrar
De Puertas,
Tímidos aún en la madrugada
Que se presenta.
Pitidos,
Continuos y desgarrados Pitidos,
Testigos de la impaciencia humana
Y del miedo petrificante
Que inunda los pasillos.
Ascensores,
Guerra metálica la de los Ascensores,
Comedores de sueños y horas
Vespertinas.
No parecen lo que son…
Suenan a antesala de sangre
Y guillotina.
Al fondo de un pasillo,
De un frío y eterno pasillo
Se escucha el verdadero dolor,
Como un serrucho que me corta
Sin prisa y lentamente.
Ese dolor no era dolor
Era un llamamiento acelerado
A la muerte.
Hacer noche en un hospital
Es condenarte por una noche,
Es retar al tiempo,
Es congelar las afueras…
Es oír en dolor a la gente.
Es la esencia humana,
Es la noche, que todo lo engrandece

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas