La gente común se ríe de los talentosos, ya que no tienen otro modo de sobresalir.