No soy yo son los días

Hace tiempo que la alegría no ronda por estos rumbos, soy un ave sin aura, envuelta en el aire, pero ciega de vuelo, todos nacemos de un lugar que jamás olvidamos, hoy estoy derrumbado arrastro el corazón por las calles, por las hojas secas, no he muerto por que aun tengo memoria que vive, mis sentidos devoran las huellas del alma de la luz, uñas de mi piel que se derraman, se cocen en las ramas, en el agua de las piedras, enseñame corazón a encenderme como una lampara, como la tierra, como los días, que no se que tienen que me aguardan en la miel amarga de su tristeza.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas