No soy tan fuerte

Dios!, cómo me arrastras hasta ti!
con una fuerza inusitada y limpia.
Yo trato de lastrar mi cuerpo
hacer espeso el empuje.
No soy tan fuerte.
En el silencio más absoluto,
en la oscuridad de mis noches
me susurra tu dulce canto.
En mis desvelos oníricos
en la quietud de mi existencia
apareces siempre con tu verde.
Te amo sin remedio.
No soy tan fuerte

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas