No soy si no estoy en tu mirada.

Sólo existo en tu presencia
lejos de ella ya no soy yo.
La Naturaleza que te alimenta
qué te arropa y te admira
es la esencia de los sueños que me ocupan.
No soy yo sin ti, ni existo realmente,
si el aire que tú respiras
no es pilar base de mi aliento
el cimiento de mis aspiraciones.
No seré, ni estoy, ni soy hombre libre
si no es siguiendo tus pasos
si no camino, suave, a tu lado.
No estoy, ni me hallo en mí
si no es en tu mirada
la cama blanca donde duerma la mía.
No vivo, si no es en ti
la corta vida mía se entristece
y muero en rápida tragedia
si no me alimento de tu alegría.
Ay, pobre de mí, errante triste
qué no tiene lo que desea!
Pobre alma que te busca
te encuentra y me abandona
pinta de verde sus paredes
y me deja aquí, cuerpo apagado,
alimentándose sólo de tu recuerdo.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas