No se busca,llega

Un destino, una casualidad y una pizca de suerte
Así se encuentra una afortunada serendipia
Que te lleva una limerencia fatal
Con solo su melifluo escuchar
Conjuntamente con su inefable expresión.

Que inmarcesible recuerdo
que tengo de aquel bello rostro
quizá sea exageración
pero con solo verla crea un
arcoíris en mi pupila
y un arrebol inimaginable
en nuestro cielo.

¿Quién soy yo?
Solo soy un elocuente enamorado
Que escribe su pesar
Queriendo que esto
No sea efímero, sino etéreo.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas