No río, soy uno de ellos.

Agolpados y agotados van
o los llevan, no se sabe
solo lo saben, ellos los agolpados
los que llevan en sus bolsillos miserias, miseria más valiosas que las monedas que las acompañan

Agolpados y presurosos
por que van a perder el juego de fútbol, maldito fútbol de más miserias en los bolsillos y bolsillos con monedas, que solo alcanzan para un trago de mísero licor.

Y para divertirse van al billar
allí donde están los agolpados
se dejan ver en vivo las miserias
las vidas simples, que se confunden con el humo del cigarrillo, miserable cigarrillo y miserable lugar.

Y sus casas, aveces no tan miserables, donde llegan con olor a mujer, que no son su mujer y las toman o las tratan con exceso de rudeza, y esa podría ser la vida de cualquier mortal agolpado en esta sociedad.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas