No pude comenzar…

Deseoso de escribir una poesía
En una fría tarde llena de lluvia,
La presencia de la inspiración anhelaba en este día
Para sentir fluir las letras como ráfaga de furia.

A la lluvia veía,
A la lluvia escuchaba,
Hoy debería ser ese día
En que yo por fin una poesía terminaba.

Viendo absorto,
Y escuchando mudo,
Mi inspirada confianza pongo
Del cielo, en un estornudo.

Un estornudo del cielo anhelaba,
Preparaba yo mi inspiración,
Un furioso estornudo que me inspirara
A escribir una poesía con toda pasión.

Con lápiz y papel en la mano,
Esperaba el fluir de versos y letras,
Pareciera que todo estaba dado
Para ejercer la función de poeta.

Ahora, bien acomodado,
Y con un humeante café en la mesa,
Dispuesto a lograr lo que hace mucho no he logrado,
Terminar lo que aún no ha comenzado el poeta.

Me dispongo a iniciar,
Ahora, escucho la lluvia cantar,
Veo a la lluvia danzar,
Como quisiera saber de esta poesía el final,
Para así, atreverme esta poesía comenzar.

Todo está listo para la poesía,
Creo que no falta nada,
Quién lo diría,
Hasta la presencia había
De aquél estornudo del cielo que faltaba.

Estornudo…
De un gran y húmedo estruendo,
Mis ojos quedaron mudo,
Y la hoja mojada, ahora entiendo.

Ahora entiendo,
Ahora entiendo que todo se ha confabulado,
La inspiración que no ha venido se está yendo,
La inspiración que no está me ha dejado.

Y otra vez cuenta me he dado,
Que la poesía que iba a terminar,
Y lo digo líricamente atolondrado
Esa poesía…no la pude comenzar.

Rafael Puello
Barranquilla – Colombia

Related Articles

Responses