No nos abandones

Ay, Lorenzo, Lorenzo,
te echábamos de menos,
vale ya de nieve y hielo,
la gente sale a la calle,
y se alegra de verte.
Ánimos necesitamos
en estos tiempos raros,
también entretenimiento,
y buenos pensamientos,
de los que dan frutos buenos.
Es tan vasto el conocimiento
como el mismísimo tiempo,
que siempre encuentra el hueco
por donde escaparse.
Aunque a veces lo parece,
el tiempo no tiene prisa,
pues se sabe vencedor.
Nos deja al menos momentos,
y solemos molestarnos,
en vez de relajarnos,
y aceptar tales regalos.
Somos seres humanos,
y nos equivocamos,
no hace falta ser un monstruo,
arreglamos lo estropeado,
a ver cómo lo apañamos.
Tampoco es para tanto,
como venimos, nos vamos,
nuestro hacer es el legado,
a la fuerza regalado.
Sólo queda el aceptarlo.

0

Related Articles

Responses