No hay

No hay “tú” sin “yo”.
No hay “él” sin “yo” ni “tú”.
Sin “yo”, no hay “mi” ni “mío”.
No hay “dos” ni “tres” sin el “uno”.
Sin ”yo”, “todos” somos “Uno”.