No soy espectadora, de los nefastos antagonistas,
Soy asqueada protagonista,
Y mi cuerpo es la muestra de lo que el mundo hizo mal.
Aunque los inmundos se empeñen por ocultar el cuerpo
En fallido intento de borrar los rastros
Que latentes demuestren sus malos actos
A través del tiempo, nunca lo lograrán.
Porque hasta los muertos hablan,
Y los forenses en autopsias traducen sus dichos,
Los manifiestos indelebles de los nichos.
Para disgusto de los cómplices,
Para desgracia de los negadores
Para la sentencia de los mitómanos.
Soy el muerto que muestra como lo tramaron,
Lo que nunca contaron;
Soy el fantasma que cuenta como lo asesinaron.
Soy el espectro protagonista de las agresiones
De los asquerosos espectadores
Que persisten en dejar un mundo sin soles.
Y al criminalizarse se volvieron autores
De lo que no resistieron ver realizarse
Y en el cielo alzarse,
Así posteriores de tumbas saqueadores.
Siempre escudriñando, tratando
De desvanecer los rastros, de calostro.
Sus nombres en las negras listas
En mi necropsia están las pistas.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS