Brindo analcohólica
Por razones hilarantes
Mientras oculto mis ideas más brillantes,
Que han de ser foco lumínico
Para que se pose todo el mosquerío,
Es el precio de ser lo que mejor pude ser.
Mas encubierto porque he de saber,
Que han de guardarme en su neceser.
Y con alfileres desafilados
Cosen sus nombres sobre mis cosas,
Que para mi no son hermosas
Ni valiosas, ni virtuosas,
Mas el suelo de mi arte
Es el rascacielos de algunos obsecantes.
Y todas sus tristes alevosías
Son fotocopias de mis invenciones.
Y recurren al plagio
El recurso mas bajo
Del intelecto,
En penoso intento.
Y este a su vez es
El homenaje más notorio
Del envidioso.
Y lo ustible de su ira
Que el ominoso ignora;
Se requieren más que dos palillos
Para encender mi hoguera.
Y de sus manos no llegará
Mi sepulcral hora.
Dicen que el odio es un veneno
Que se toma esperando
Que el otro muera;
Veré como se ahogan alcohólicas
Por motivos delirantes
Mientras se nutren de mis ideas
Más estupefactas.
Y escondo en mi neceser
Las creaciones mas brillantes
Mis sapiencias intactas.
Es el costo de ser lo que mejor pude ser
Siempre encubierto porque he de saber;
Que soy el faro
De los marines naufragados,
El foco lumínico
Para que se pose todo el mosquerío.
Encerraré las moscas en mi neceser
Y veré como se ahogan las deshonestas
Mientras brindo analcohólica
Por razones funestas.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS