Etéricos se esparcen pregonando,
Demostrando su existencia.
Para nunca mas ser negados,
Por tal ignorancia que los desdeña.
La brisa se transforma en Vendaval,
Y yo grito como en una soprana orquesta.
Cuando la música de lo abismal,
Pasa a marcar presencia.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS