Muerte en el olvido.

Yo se que existo por qué tú me imaginás.
Soy alto por qué me crees alto, y limpió por qué me miras con buenos ojos, con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace inteligente, y en tu sencilla ternura, yo soy también sencilla y bondadosa.
Pero si tú me olvidas quedaré muerto sin nadie saberlo. Verán viva mi carne, pero será otra mujer.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas