Llegaste al Gólgota
solo y abatido.
¡ Oh Señor, no podemos acompañarte
en tu último suspiro!

0