MÍRATE Y SIENTE

Cuenta tus sentimientos,

no a alguien,

más bien a ti mismo,

sé que no es fácil abrir el alma,

decir lo que sientes.

Permítete sentir miedo,

duda,

angustia,

o euforia.

Permítete asimilar cada problema,

permítete sentir y llorar si es necesario,

dile al espejo lo que sientes,

verás que tu reflejo se entristecerá

al igual que tú.

Si te mientes a ti mismo,

te creerás la mentira

y luego todo eso explotará,

por los días que no lloraste,

por los días que callaste

y luego será tarde.

Grita,

llora,

permítete sentir,

estás vivo

y tu corazón late,

siente.

IARA MARÍA VILLEGAS.

Related Articles

Responses