Las calles solas están,
triste confinamiento.
En nuestra mente imaginamos pasar
al Señor del Prendimiento.

0