Respiro tu esencia y exhalo tu presencia,
sentada debajo del árbol de rocío,
recuerdo tus labios con sabor a fresa que refrescan mi corazón vacío.
Amado mío no te vayas que sin ti mi vida no tendría sentido, oh sin rocío no podré tocar el agua azul del río.