Sentado en la soledad de mi sala
La lluvia suena, la noche eleva

Mi corazón confundido esta
Debatiendo entre la cárcel y la libertad

Pues así se siente, libre y cautivo
Extraña y dolorosa dualidad

Por qué el alma quiere viajar
Pero el corazón no la deja avanzar

Es acaso necesaria la compañía del alma par?
De la pasión y un deseo irreverente de amar

Acaso eso somos?
Seres duales destinados a coexistir
Por qué sin el uno el otro no encuentra fin

Yo creo que si
Sin dudarlo ni un segundo
Por qué volteo, te veo y una vez mas
Encuentro en tus ojos mi otra mitad.