Dicen que de los amores perdidos muere el hombre y nace el poeta.
Y yo estoy aquí envuelto en memorias del pasado.
Caminando entre mis frías sábanas.
Hablándole a mi almohada de ti.

Lo que ayer fue una victoria.
Hoy es una agria derrota.
Caras cómplices de lo que alguna vez tuve.
Lo que tenía lo he soltado para que fuera feliz.

Las cicatrices de a poco van sanando.
Pero aún mi boca se seca de argumentos en plena corte.
No es fácil mirarse al espejo y no poder ver al hombre que has deseado ser.

El mal muestra fotografías de mis familiares;
Mientras a cada uno de ellos sacrifica.

No es fácil volar entre ángeles para luego caer y ser un ángel caído.
En este juego de dominó soy el que empezará el caos.
¿Pero tendré las agallas para luego parar la primer bala?

Puedo sentir como mi sonrisa destruye mi rostro.
Puedo ver como mis ojos se anestesian de tantas noches de insomnio.
He gastado todo mi salario en alcohol y cigarros.
Y todo lo que tengo en la nevera es un poco de tu porción.
Si, un poco de tu porción.