Si yo hubiese sabido que querer dolía tanto te hubiera encerrado en una cajita de cristal para que nadie se te acercase.
Tal vez, mejor una de madera, para que así nunca desearas lo que no tuviste
Lo haría para que no sufrieras la mirada de aquellos que te desean.
Aquellos que desean arrebatarte algo, mientras tu inocentemente, soñabas que te deseaban a ti.
También te encerraría en mi pequeño altar de madera, para que no te arrebataran de mi lado,
Para que nadie pudiera jalarte o convencerte de que te iría mejor con él que conmigo

Te he visto irte sin poder persuadirte de lo que te decían eran medias verdades completadas con mentiras
Lo único que me consolaba era saber que otro día, temprano en la mañana te encontraría
Aunque nunca te lo demostrase, me rompía el alma más que a ti, verte ahogada en un mar de lágrimas
Sin consolarte, y sintiendo la impotencia de no poder curarte porque se bien que ese veneno no tiene remedio
Me resignaba a esperar que aquella bebida fuese lo suficientemente potente para que más nunca tuvieras las fuerzas para abandonarme
Que no tuvieses ni la ingenuidad de pensar que esas mentiras eran verdades…
De hecho, ya a esas alturas lo sabías, pero por tu naturaleza inmadura, querías escuchar esas mentiras
Querías jugar con ellas hasta que fuera hora pagarles por su compañía
Se que ellas te ofrecían lo que yo llevo años intentando cazar para ti, pero no exitosa mente todavía
Soy una joven cuidadora
También he intentado protegerte brutamente pero tampoco soy lo suficientemente fuerte como para lograr defenderte.

Obviamente, nunca encontré una cajita de madera donde resguardarte y cuidar de ti
Ahora has tomado tanto veneno que creo que ha pasado por fin lo que tanto esperé al ver que te lo habías bebido de nuevo
Esta vez siento miedo, de que hayas tomado tanto que sea posible que me estés dejando a mi sin quererlo
Esta vez temo que sea para siempre, y no para irte con una mentira, si no con aquella realidad que quita y no devuelve.
Espero sea una de esas veces en las que sientes un miedo tan poco astuto que la realidad nunca se acerca.
Mientras sanas, yo me haré cargo de ti, te defenderé con las fuerza que he robada de guerras anteriores
Fuerzas que he estado guardando para este momento

Siempre supe que aunque tuviese una cajita de madera no te podía esconder ahí
Aunque estas a salvo de los engaños, ese es el único lugar a donde llega el final
Aquí afuera te mantengo a salvo de él.

Esta vez se que algo a cambiado
Siento que no te irás con cualquier hechicero, ya te he visto aburrirte con ellos
Yo me hago más fuerte y pronto traeré para ti verdades que siempre deseaste

Hola. Muchas gracias a quien llegó hasta aquí, Este es el primer poema que escribí, lo tengo guardado desde hace unos meses. Hoy me dieron ganas de publicarlo y encontré esta página. Espero seguir públicando más, tengo unos cuantos guardados. El año pasado me di cuenta de que escribir poemas me libera y no lo he dejado de hacer. Bueno les deseo un excelente día, un abrazo