Y, tú, creyendo
que
lo banal la iba a detener,
ahora,
ves,
lo mal que se te da
juzgar sin conocer.

Tranquilo,
nadie te riñe
pecar es de humanos,
pero,
afirmabas ser un ángel,
así que,
solo te pregunto:
¿Dónde ha quedado
la grandeza de ser
más que aquel tirano?

0