El pasado
-al contrario
que las rosas-
no se marchita.

Vuelve a las manos
heridas,
merced al dolor,
por la luz de la memoria.