Me rindo

Me rindo ante la vida como el cóndor que presiente su muerte y se lanza al precipicio, buscando a la muerte con valor y honor, me lanzo al precipicio de tu indiferencia malévola, esa indiferencia que me carcome dentro de lo más profundo de mi sentir, del sentir que pronto no existirá, quedare vagando en el estúpido tiempo que me envejece, haciéndome inservible cada vez más en el espacio infinito en el cual no soy nada.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas