Me gustan las mujeres tristes,
aquellas que el mundo las llama raras
para mí, son un tesoro muy difícil de encontrar
me gusta tocar su piel
y sentir cada una de aquellas pesadillas
en forma de cicatrices.

Me gustan las mujeres tristes,
aquellas que se lanzan al pozo asfixiante del amor
sin salvavidas
me gusta verlas sonreír,
y apreciar como tanta felicidad
de pronto, cabe en una pequeña sonrisa.
me gustan las mujeres lastimadas, heridas, rotas
aquellas que caminan entre el dolor
y que tratan a la muerte como si fuera una vieja amiga.

Me gustan las mujeres tristes,
porque sé muy bien que aman
con todo lo que tienen y lo que no tienen.

0