Mas allá un alma me espera, sueño lejano que ante la tormenta esperaba, una nube tatuada en el valle se queda, somos el aire y no las raíces que siempre se quedan, en la hoja del viento escribí mi vida como un sello que jamás se olvida, va naciendo de sus manos pétalos negros que en el alma se engendra, diluvio de un beso que alguna vez soñé a tu lado, el amor es una fiebre que al hombre persigue desde hace siglos, como costra,
o una herida que jamás calla, el amor es un narcotico del cual nunca despiertas.

0