– Ya no quiero vivir aquí.

Ella pareció entender dándole su consuelo.

No se refería a querer estar en su querido pueblo, con sus abuelos y sus tíos; ella no quería vivir más. Era una sensación que no podía evitar cuando ya no tenía más esperanzas que pensaba llegarían por si solas.