Margaritas sin dueño

Temo que la pasión se vuelva olvido,
temo al frío del tiempo y la distancia,
ver tu boca gritando esperanza,
lo temo todo y aún no te has ido

Al tren que parte de un andén marchito,
temo al adiós que viene sin respuesta,
que no saques el billete de vuelta,
temo sin más ese viaje maldito.

Y el no saber dónde, cómo ni cuándo
voy a deshojar margaritas sin dueño,
temo pasar las horas esperando.

Por eso quiero salir de este sueño,
volver a sentir tus labios besando
y ver volar el amor que te enseño

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas