Mareas

Me vi unido a ti absorto en tu belleza.
Me das ordenes para moverme
mientras yo causo estragos en la tierra.
El viento nos empuja a una elocuencia perfecta
tú allá, yo acá,
y aunque juntos no hemos de estar
mi corazón tan etéreo te pertenecerá siempre.
Anhelo las noches húmedas por tu nombre,
giras, volteas, incesante
lo bonito se recuesta en tu pecho
tanta bonhomía.
Seremos amantes de las noches desamparadas
honrarás mi desdichada misericordia por amarte,
en silencio.
Te guardaré en mi corazón,
pero mientras tanto
bailaremos con el sonido de la esperanza
de un día encontrarnos en alguna vida.

+1

Related Articles

Responses