Luna y su laguna.

En noches llenas de hermosura,
se baña en el agua la luna
totalmente desnuda,
tierna ella como ninguna,
muestra su esbelta figura.
Rostro lleno de dulzura,
rebosante de ternura.
Al salir de la laguna,
algunas gotitas suyas
van a parar a algún lugar,
dejando ahí su frescura.
Ya duerme ella en las alturas,
y espera a que el sol las funda.
Hasta que tal cosa ocurra,
él y el agua fuerzas suman,
y sale el color de la luz diurna.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas