Loser

–¡Por Dios que te olvido!
Y mirar al cielo roba suspiros
La música es amargo rezo…
Mi vida sigue sin descubrir
–¡Por Dios que te olvido!
Y Marte sobrevive lánguido
Débil ante la fogosa ruptura
Mustio en íntimas fuerzas
–¡Por Dios que te olvido!
Y un desdén quiere imponerse
Desfigurar regocijos
Escandalizar el abismo
–¡Por Dios que te olvido!
Y acosadas melancolías adoran esta condena
Asisten con sollozos el lado del cortejo
Las zozobras perturban, rinden lo prohibido.

Este poema pertenece al cuaderno Fragmentos de algún yo, el cual puede descargar gratis aquí… https://freeditorial.com/es/books/filter-author/angel-acosta

Related Articles

Responses