Los rizillos de Schrödinger y su agobiante corazón

Rizillos dorados, café o carmín
Supongo que ya sabes qué te trato de decir…
Cómo cuál tinte barato que con el tiempo se cae
No vale la pena pensar en su color,
podría estar disfrazado y aún así tener tu amor.

Sean lisos o rizillos
Argentinos o los míos
No vale la pena indagar en lo no acontecido
No vale la pena creer que arruinaré el camino.

Es verdad, no vale la pena
Pero si que duele el corazón
Y aflige daño en mi
Pensar que no seré yo
Si serán dorados o carmín,
Cafés teñidos, vírgenes, en fin.

No vale la pena, ya lo sé,
Lo he repetido, cuatro veces, cinco o seis
Supongo que es tan grande mi cariño
Que quiero quedarme como un nudo en tus rizillos.

No vale la pena, sí, lo sé
Pero es divertido ver a la incertidumbre correr
Con sus patitas de puntillas se me acerca
Y me pellizca el brazo, joder.

Lo único que sé es que al final me reiré
Porque egoísta ni muerta jamás yo seré
Te deseo mucha suerte mi chocolate con rizillos
Que les vaya muy bien y gracias por todo amor mío.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas