LOS RETADORES (TABULA RASA) – Julieta Iallorenzi

Los retadores
Son la tabula rasa
Sin pasado
Y su futuro depende
De lo que otros escriban
En las tablillas,
Que al intentar replicarlas
Las apolillan.
Son la tabula rasa
Todo lo que pueden saber
Es mediante lo que otros
Han visto,
Todo lo que pueden decir
Vociferado y tergiversado
Es eco de lo que otros
Han susurrado.
Todo lo que pueden hacer
Es seguir atravesando
El rumbo que otros
Han trazado.
Van tras los logros impropios
Que otros han gozado.
Todo lo que pueden ser
Es sustrato distorsionado
Y extracto de un Otro.
Porque son reta-dores
Etimologicamente
”Lo que esta atrás”
Como las sombras
Que la espalda
Luminaria persiguen.
Los retadores
Son la lapidación
De la originalidad
Y la sanguijuela
De la creatividad.
Son títeres
Que sus obras
No anfitrionan,
Hacen de corifeo
En opera impropia,
Siendo los extras
De su propia existencia.
Tabulas rasas
Caóticos conversos
Rogando pertenecer,
La orfandad del rechazo
En sus cuores áridos
Sella ardiente flechazo,
Y los torna iracundos
Destilando discordia
Sobre la literaria
Que no pueden componer,
Ni reinar en la poesía
La más sublime brujería.
Los retadores
Son entes duales
Que carecen de unidades,
Y hambrientos están
De aquellas virtudes
Que no igualan,
De autenticidades
Que no alcanzan.
Y se convierten
En detractores
Eternos erráticos opositores
De los que tengan
Todo el brillo
Que sus opacos
Huecos necesitan,
Los que carezcan
De todo lo que
A sus negros hoyos
Los rellena.
Y así aúllan y le gruñen
A la luna llena
De grandeza ajena.
Los emuladores
Tienen el síndrome
Del gemelo evanescente,
Por eso van mimetizándose
Entre la gente,
Buscando alguna
Personalidad rutilante
Para trocar de ella
Su individualidad.
Pero solo se consiguen
A si mismos cercenar.
La imagen final
De toda réplica
No puede ser más
Que un reflejo deformado
En un circense espejo.
Son como la fotocopia
De una fotocopia,
Cada vez mas borrosa
Esa silueta que imita.
Copiar no es un arte
Es otro modo
De a ti mismo asesinarte.
Vacías tabulas rasas
De los retadores
Trepadores de sombras
Que mil años luz retrasan.
Por eso en sus momentos
Finales la tablilla
Estará nula,
Pues no hay velorio
Para el el luto
De las almas
Ya enterradas,
De si mismas desterradas.
La tabula rasa
De los retadores
Nata con la mezza stella
D’ invidia arrabbiata…
Todo lo que pueden hacer
Es en maldecir en silencio,
Y obedecer eternamente
A quien en sus oquedades
Con creatividades
Complemente su resencio.
Reina sobre ellos
La sacra figura calcable
El modelo estrafalario
La libreta adorable
Tanto como bastardeada
Porque no puede ser
Por las nieblas soterraneas
La aurora boreal cotejada.
Reina sobre los retadores
Tristes clones de estabulario
El manual per essere come me.
Tabulas rasas
Raspándose contra atalayas,
Todo lo que pueden hacer
Es retar y tropezar
Rivalizar contra lo que
No pueden superar,
Para amorfida y luctuosamente existir.
Siempre y cuando la autora
Se digne a seguir
Escribiendo
Apercibiendo
Susurrando
Respirando
Trazando e iluminando,
Un glorioso y espinoso sendero.
Que a los retadores
Perpetuos impostores
Cual arenas movedizas
Habrá de sus miserias hundir.
Porque arrastrasen
Por lo que luminico levita
Para asechar
Lo que con sumo asco
Tanto las evita,
Lo que tabulas rasas
En ellas jamas pueden tallar.
Prolifera singularidad
E inquebrantable gozo de existir.
De las estrellas que las ignoran
Todo lo que pueden hacer
Los agujeros negros
Es su antimateria devorar
Y esperar la prístina sustancia
Que no se pueden apropiar.
Tabulas rasas
Piedras de su ira erosionadas,
Penosas rocas inanimadas,
Lo extinto aun tienta existir,
Para contra la mismísima
Indiferencia chocar y competir.
Mi llama de zarzal
No pienso compartir
Con retadores,
De la innovación simuladores
Del solemne arte timadores.
En sus caducadas tabulas rasas
Como epitafios sus nombres
Se habrán de inscribir.
Todo lo que pueden hacer
Es por siempre en su fosa
Desvanecer
Si al morir los soñadores
Que los retadores ensueñan
Sus sueños foráneos serán
Lúgubres pesadillas,
Tesoros que los astillan,
Pues los creadores
Nos llevamos con nos
Las llaves que destellan
E inspiran sus superfluas
Y duplicadas tablillas.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas