De las obviedades sepultadas por sobre estímulos insensibles
concisas como flechas que despiertan a los sin-sentidos
de estas simplezas ocultas por lo difícil del humano
brota del vacío un posible impulso, libre, simple, eterno.