La lluvia impregna nuestros rostros,
El cielo se tiñe de nublado.
Sólo somos nosotros,
Sin ningún ruido en nuestro alcantilado.

La caminata por sus calles es larga,
Pero siento que es corta.
El nublado es espectacular, el clima lo otorga.
Es hermoso, no hay nadie que lo advierta.

El autobús rojo pasa por las calles,
La torre del relój dá su campanada de las doce.
Tu me abrazas sin más detalles,
Y yo te beso sin ningún solloce.

Estamos en Londres, sigo sin creerlo.
Veamos el paisaje, hora de tomarnos el té,
Vamos a besarnos al estilo británico.
Ven, siéntate, despreocúpate,
Es un momento soñado, hay que galardonárlo,
Siento que se está volviendo algo romántico.

0