llanto

De tu oscura pupila e iris claro
una lágrima roja brotó.
¡Sangre! ¿lloraste tú?
Sangre, lloró tu corazón.
Por soledad o por tristeza,
porque alguien lo rompió.
Sea como fuere, por esa brecha,
una gota roja se escurrió.
No fue sino tu escocido lagrimal,
por la composición de dicho humor,
el qué la dejó resbalar por tu rostro,
pálido y frío, manchado color salmón.
¿Sangre? no lloraste tú
¡Sangre! fue tu corazón

De tu iris claro y oscura pupila
una lágrima negra brotó
¡Tinta! ¿lloraste tú?
Tinta, tu alma lloró.
Por penuria o por dolor,
porque alguien la corrompió.
De todos modos, por sus rendijas,
una gota negra se escurrió.
No fue sino tu irritado lagrimal,
por lo complejo de dicho humor,
el qué la dejó caer sobre el papel
y dibujar estos versos que me atribuyo yo
¿Tinta? no lloraste tú
¡Tinta! fue tu alma quién lloró

De tu pupila oscura y claro iris
una lágrima natural;
salada, translúcida y sentimental brotó.
Esta vez ni alma ni corazón lloraron,
fuiste tú… Por amor.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas