Casi cuatro meses se sienten tan pesados, parece ya han pasado cuatro años.

¿Puedo llamarte esta noche? Prometo no hablar de más. Escucharé tus susurros y bostezos, tus quejidos, tus suspiros y callaré.. callaré hasta que tu ronca voz de madrugada me pida que lo diga todo.

0